jueves, 13 de noviembre de 2014

Visigodos I: De Aquitania a Toledo

Fue Constancio, quien en nombre del Emperador Honorio, le concedió a los visigodos un nuevo estado, formado por algunas tierras de la Aquitania Secunda, Aquitania Prima, la Novempopulania, y la Narbonensis. Antes de la cesión tras el saqueo de Roma, ya habían conquistado Tolosa y Burdeos se les había entregado sin uso de las armas. Los romanos que habitaban en Aquitania por el foedus, tuvieron que pagar al ocupante godo dos tercios de sus pertenencias, en bienes y esclavos, pero los godos lejos de abusar pronto pusieron en marcha su aparato legal, al igual que harán más tarde en Hispania,  dejando a los romanos sus derechos. El foedus que se le entregó a los visigodos en Aquitania, era  a través del sistema de hospitalidad (hospitalitas), en el cual tras la sedentarización los soldados godos se convertían en propietarios de los dominios y de parte de los siervos protegidos. De esta forma los visigodos eran hospites, que se sometían a la Ley  del Imperio.
Cuentan las crónicas de la época, que Alarico era un rey nefasto, pero la verdad es que no se extienden demasiado sobre el tema, casi pasan de puntillas. De lo que si hablan largo y tendido es de como los visigodos perdieron la famosa batalla de Vogladum (Vouillé) ciudad próxima a Poitiers. Fue en aquel año 507, que la corte de Tolosa se traslada a la Narbona. La conspiración y plan premeditado para aniquilar el poderío visigodo de Tolosa, en el que se reunieron aliados del llamado Tractus Armoricanus, además de alanos, burgundios, romanos, dio la victoria al rey merovingio Clodoveo. El bautismo católico de Clodoveo en el año 498, consiguió aquellos aliados poderosos y simpatías contra los arrianos visigodos.

Alarico, fue el rey de uno de los reinos más poderosos de Europa y elaboró el Breviarium Alaricianum, o Lex Romana Visigothorum, un código de leyes tanto para los ciudadanos romanos como visigodos, ampliación de las creadas por Eurico. Estas leyes son la suma del Derecho Romano y el Derecho Germano, pero pese a esta gran obra legislativa, sus contemporaneos creyeron que Alarico fue negativo para su pueblo, ya que tuvieron que abandonar sus tierras, y tan sólo conservaron la Septimania y tuvieron que descender a Hispania e instauran su capital en Barcelona, en el año 526, siendo rey Amalarico.


A nivel arqueológico la presencia visigoda en la Galia  la encontramos en necropolis, esculturas funerarias muy ricas y hermosas  con gran herencia romana, por culpa de los talleres de Arlés, que darán como fruto talleres aún más ricos y complejos en Marsella, Narbona, Tolouse, y Poitiers. Y ya a partir del establecimiento de la corte en Toledo, llegaran esculturas genuinamente germánicas del arte aúlico toledano al norte del Pirineo. Estas obras se pueden ver en el Museo Lapidario de Narbona, o incluso obras como el friso de la iglesia de San Pablo-Sergio en Narbona que es muy semejante al friso de San Juan de Baños en Palencia, decoración que influirá en los musulmanes y que estos utilizaran en la Mezquita de Córdoba. 

Pero en lo que verdaderamente destacaron los visigodos de Narbona, es en el trabajo del metal, en adornos personales, de gran perfección, y finura, en los talleres septimanos.

Regnum Tolosanum destructum est, y por ello nace el Reino de Toledo, que se confina a las provincias romanas que constituyó Diocleciano a finales del siglo III, Baetica, Lusitania, Carthaginensis, Gallaecia, y Tarraconensis.

Emerita Augusta, cumplió un importante papel en la genesis del reino hispano-visigodo de Toledo, y fue un asentamiento aristocratico visigodo de primer orden, y Agila, intentó que fuera la capital, pero al final Leovigildo dejó claro que el mejor sitio para ubicar la capital del Reino, era Toledo. 

Es importante la época de transición a la muerte de Alarico II, con la tutela de los ostrogodos, ya que Teodorico el Grande de Ravena, era abuelo de Amalarico. El propio Teodorico dirige el ejército contra Gesaleico, cuando este ataca Barcelona, donde se habían refugiado los visigodos tras la caída de Narbona.

Teodorico el Grande, gobernó Hispania durante 15 años, hasta que su nieto alcanzó la mayoría de edad. 

Dice Pedro Palol:

Actuó como un auténtico soberano. Se apropió del tesoro visigodo, símbolo del poder de la monarquía y que los reyes llevaban incluso en sus desplazamientos. Bien es verdad, que lo acrecentó. Dispuso de las cosechas de cereales hispanos como tributo para Roma, y actuó hasta su muerte como un auténtico monarca en los territorios del reino visigodo.

Cuando muere Teodorico en el año 526, Amalarico suspendió el pago de tributos a los ostrogodos y recuperó el tesoro visigodo. además firmó un tratado con Atanarico, y dió fin a la superioridad ostrogoda, fijando las fronteras. A Hispania pertenecía toda la región del Rodano, así como la Septimania ( esta perteneció al Reino Visigodo  hasta su caída en el siglo VIII).

Amalarico se casó con la princesa merovingia Clotilde, con la muerte de Amalarico,muchas familias visigodas que aún vivían en la Galia, huyen hacia la Península. Teudis, uno de los generales ostrogodos enviados por Teodorico a España, y que se había convertido en un importante latifundista dió un golpe de estado y se coronó, pero fue asesinado por su propio general Teudiselo en el año 538. En Sevilla, es coronado Teudiselo, pero no pasaría mucho tiempo para que fuera asesinado, y se aclamará al pretendiente de sangre pura visigoda Agila, que se instaló en Merida. A Agila, le sucedió Atanagildo, godo de sangre noble que era apoyado por los católicos y nobles romanos, e incluso el emperador Justiniano le brindó apoyo.
.
Leovigildo, fue sin duda el gran creador del Reino de Toledo y fue un gran defensor del arrianismo como sello de identidad germánico ante los nobles hispano-romanos. Leovigildo tenía claro tres cosas: Quería la unidad territorial en una nación, unificación de la población permitiendo matrimonios mixtos de hispano-romanos con visigodos, y la unidad confesional bajo el arrianismo. Tras esto instauró un apárato aulico a la bizantina en Toledo, y creó ciudades como Recopolis. Los problemas más graves que tuvo que atajar son las rebeliones de la Betica, Tarraconensis y Aquitania, y la de su propio hijo Hermenegildo que se hizo católico. Tras un Concilio en Toledo, donde se reunieron obispos arrianos y católicos, los protectores de Hermenegildo le abandonaron, fue preso en Valencia y conducido a Tarragona donde le asesinó Sisberio.

Tras la muerte de Leovigildo en el año 586 con grandes avances en la unificación del Reino y su expansión, fue su hijo Recaredo quien consiguió la unificación, aunque de forma distinta.

Recaredo no vio en los bizantinos enemigos, pero si luchó contra los merovingios que rompieron los tratados, pese a que había abrazado la religión católica...También fue Recaredo el primer monarca que creó leyes antijudías en el Reino. Esta misma política fue seguida por Sisebuto y por Sisenando, los preceptos básicos se encuentran en el IV Concilio de Toledo del año 633, y los más drásticos en los cánones LVII, LXV, y LXVI. En el Canón LXV, al igual que en las leyes merovingias,se prohibió a los judíos tener cargos públicos por temor que tomaran medidas contra los cristianos.





En Toledo, la vestimenta típica germánica con grandes fíbulas ornamentadas y broches de cinturón se dejó por un atuendo más sencillo y del gusto mediterraneo, y en el arte hay influencia bizantina, por influencia de Bizancio, Leovigildo instituye la herencia dinástica en la sucesión del trono, con una concepción teocrática de la realeza.

Y por hoy aquí dejamos a los visigodos, en la próxima entrega tendremos la Edad de Oro del Reino de Toledo y la caída.