sábado, 8 de noviembre de 2014

Algunas claves sobre la ciudad de Toledo

La ciudad de Toledo es grandiosa, por su Historia y por sus monumentos. Pero si nos atenemos sólo a los datos científicos y menospreciamos el mensaje esoterico y heterodoxo que la ciudad esconde tras sus muros. Si no hacemos una doble lectura de aquello que veamos, o cerramos los ojos a los símbolos y nuestra intuición. Habremos perdido la oportunidad de darnos de frente con lo mágico y el Misterio.

Sirva esto como preámbulo e invitación para veros alguna noche recorriendo las calles de Toledo de la mano del algún caballero templario que os susurre a la luz de la luna, aquello que las piedras guardan sólo para aquellos que están preparados para oir.

TOLEDO: LUGAR DE PODER

El nombre de Líneas ley se debe a un arqueólogo aficionado, llamado Alfred Watkins, quien publicó su libro "Old Straight Track brought" en 1921. Desde entonces, estas supuestas líneas llamarían la atención de diferentes grupos, entre ellos el Cristianismo Evangélico de corte carismático pentecostal, que creen en ellas como herramienta de Mapeo espiritual en lo que denominan Guerra Espiritual o Batalla Espiritual.

Entre las teorías sobre el posible origen de estas supuestas fuentes o puntos focales (vortex point) se cuentan la arquitectónica y la de la Geometría sagrada, entre otras. Es verdaderamente sobrecogedor ver como coinciden en un mapa, megalitos, iglesias, catedrales, ciudades sagradas y herméticas, con puntos donde se puede analizar cientificamente la presencia de energías teluricas ( corrientes de agua, electromagnéticas, y radiactivas).

 La Península fue meta de muchas culturas con rutas sagradas como el Camino de Santiago, la Ruta Tau, etc., y dentro de la Península en su corazón en un cruce de líneas Ley, encontramos Toledo.

Los druidas creían que las energías telúricas, o lineas dragón, cruzaban los cielos y el interior de la tierra, creando cauces energéticos en determinados lugares que los convertían en sagrados. Esos lugares mágicos, privilegiados eran los lugares de poder que marcaban con menhires, o dólmenes. Poco a poco, los lugares marcados se convertían en lugares ceremoniales y de peregrinación,  pues gracias a esas manifestaciones energéticas de la Madre Tierra, la diosa Dana,  bendecía a los hombres y al planeta con la fertilidad que permitía la vida. Era en estos lugares donde se cruzaban lineas Ley, donde la Diosa se manifestaba, así como el dragón cosmico,  Balain, quien tras nacer del Huevo desplegaba la Vida. Los druidas, se creían hijos del dragón (serpiente cosmica) y acudían a estos lugares a recargarse fisica y espiritualmente. En estos lugares de poder se facilita  si uno está con la predisposición de una mente en calma, la trascendencia. El hombre se abre a su dimensión espiritual, son como puertas o antenas al Cosmos y sus energías. Lo curioso es que esta creencia celta, es llamada de mil formas distintas, y por ejemplo, ahí tenemos el  fen-shui en Oriente,  que localizaba esos lugares, y si uno observa los mapas de las lineas de energía del planeta comprobará que todos los lugares sagrados para el ser humano están en ellas.

TOLEDO: AXIS MUNDI Y CORAZÓN DE ESPAÑA

España y Portugal, están atravesados por varias de esas lineas de energía, incluido el famoso paralelo 42. Juan García Atienza, en su "Guía de la España Mágica" dijo lo siguiente sobre este paralelo: «Es la línea sobre la que, en cierto modo, se han creado los grandes movimientos religiosos de la Humanidad, desde el cristianismo -Roma está sobre esa línea- hasta el taoísmo. Sobre el paralelo 42 se encuentran Armenia y el monte Ararat. Sobre la misma línea están los montes Kuen Lun y el desierto del Gobi, los montes sagrados de la Hélade y la zona donde los mongoles y los tibetanos sitúan el Agharta». En  la Península se podría incluir lugares de Burgos, Soria, Zamora, Palencia, Valladolid y León, en ese paralelo. Algunas de las leyendas que dieron sentido a eso que llamamos España, y las fiestas más genuinas se dan cita en ese paralelo. Lugares como Agreda, San Pedro Manrique, Quintanilla de las Viñas, San Pedro de Arlanza, Santo Domingo de Silos, San Juan de Baños, la Puebla de Sanabria (el lago), la cripta de San Antolin en Palencia... 
En el norte tenemos el Camino de Santiago, en otra de las arterias principales energéticas... etc., etc., sin duda la Peninsula es un territorio sagrado.

Pues bien en ese territorio sagrado, en el centro está Toledo.

Don Pedro Alcocer, en 1554, en su obra "La Hystoria, o descripción de la Imperial Cibdad de Toledo", nos dice de Toledo:

"Cuyo sitio es muy conjunto al medio o centro de las Españas, casi igualmente distante de su circunferencia. En las cuales(las Españas) hace semejantes efectos que el corazón en el cuerpo humano, al cual la Natura, puso casi en medio de él, dotándole de grandes y magníficos privilegios, poniendo en él la fuente de la vida y el principio de los otros miembros".

Como bien dijo Atienza, el historiador toledano por si mismo o por tradición acaba de definirnos Toledo como "Centro del Mundo", de donde surge el árbol simbólico de todos los saberes. Toledo es un Axis Mundi.

Y más adelante Alcocer, nos dirá que fue Ptolomeo el que dice que Toledo está bajo la influencia de Virgo. Es decir, Toledo es además una ciudad hermética, pues comparte Mercurio como regente, con Atenas, Tolouse, Paris, etc. Con Tolouse, incluso esa raíz "tholus", o bóveda celeste.

TOLEDO: ESCUELA DE MAGIA

Eloy Benito Ruano, en 1995 en el libro "A Toledo los Diablos",  hizo alusión a una cita de Helinando (monje Ciscerciense flamenco francés del s. XIII de la Abadía de Froidmont , Beauvois), que decía textualmente: “Los escolares van a Paris a estudiar artes liberales, a Bolonia los códigos, a Salerno los medicamentos, a Toledo los Diablos… y a ninguna parte las buenas costumbres”. Tal afirmación parece corroborar ese pasado misterioso, oculto y hasta siniestro de Toledo, ligado al conocimiento más allá de lo convencional y permitido.

Pero ¿cuando surge esa idea que une lo mágico con Toledo? Desde tiempos inmemoriales, desde que Toledo es Toledo. No hay una leyenda o mito fundacional ( tenemos varios) que no tenga la magia como trasfondo.

El mito más conocido es el que nos habla de la fundación de Toledo por Hércules Ogmico. En el se nos dice que la ciudad nace porque Hercules, semidios griego, en el transcurrir de sus viajes no sólo acumuló riquezas materiales sino conocimiento y el tesoro material y su sabiduría, las depositó en una inmensa caverna que encontró en el corazón de la Península. Esa caverna, sería el subsuelo del casco toledano. Como buen tesoro , fue custodiado por una serpiente gigantesca. La leyenda fundacional continua, según Alcocer, cuando Ferecio, mago y nigromante, con sus artes amansa a la serpiente y se hace con los secretos y sabiduría de Hércules. Tras ello creará una Escuela de Magia, a la que acudirán discipulos para ser enseñados en el Supremo Conocimiento, y así es como nacerá la ciudad. Pero viendo que la Magia y la Sabiduría podían ser alcanzadas por medios no licitos, sellaron la cueva que contenía los secretos del conocimiento.

Y así tenemos pequeñas claves en el mito, que nos dicen que es en ese espacio concreto y definido, donde se oculta el conocimiento en el subsuelo toledano. Y que ya desde tiempos inmemoriales hay una Escuela de Magia ubicada en un espacio concreto donde confluyen las energias teluricas ( del subsuelo) y la bóveda (Tholus) del Cielo. No olvidemos que Toledo es una montaña, un lugar alto, donde hay siete promontorios que representan a los planetas, tal y como ocurre en Jerusalén o Roma.

Pero ¿Quien puede llegar al conocimiento en Toledo? Sólo aquellos que vencen a la serpiente, al Mal de su Espíritu.   Pero la serpiente tambien es el dragon de las energías, sólo aquellos que comulguen la serpiente de su columna, la kundalini con las corrientes que surcan la ciudad, sabrán leer el mapa de ese Toledo invisible a los ojos profanos.

Pero existen más mitos fundacionales, y hay incluso el que explica como Pirro, un rey ibero, apoyó a Nabucodonosor a conquistar Jerusalén y en agradecimiento se enviaron tesoros y muchos esclavos judios, según contaban los judios toledanos, muchos de ellos se asentaron allí, y allí crearon el primer templo fuera de Israel, que con el tiempo se convertiría en la primera  y única sinagoga con arena traída  desde Jerusalén. Hablamos de Santa María la Blanca. De esta forma los judíos en la diáspora reconocían que en Sefarad, se encontraba la Segunda Jerusalén. Y ahí tenemos que casualmente los pueblos cercanos a Toledo, reproducen nombres de ciudades israelitas, y la propia naturaleza, hace que se hermanen ambas ciudades. Pues nadie que haya visitado Tierra Santa, puede escapar del embrujo de creer que está a las puertas de Jerusalén cuando llega a Toledo.

Los judios y los musulmanes que vivieron en Tulaytula, acrecentaron con sus trabajos sobre Astrología, Alquimia, Cábala, Física , Matemáticas, Geometría, el caracter mágico y de lugar de conocimiento de la ciudad. El tiempo transcurre y con los cristianos llega la Escuela de Traductores de Toledo, a la que por desgracia no se le da importancia que realmente posee. Pues el Renacimiento europeo, no comienza en Florencia... sino en ese Toledo, mucho antes cuando todos los libros de Aristoteles, Platón, todos los clásicos y las nuevas obras de sabios árabes y judíos...se traducen del árabe y hebreo al latín,  y su sapiencia vuelve a Occidente.

Pero no acaban aquí los detalles, que nos hablan de un Axis Mundi, y no uno cualquiera, sino uno de los cinco más potentes del mundo. 

Los visigodos tienen augures y cuando se hacen con el tesoro hebreo en Roma, en su deambular por Ravena, Tolouse, Narbona, Barcelona, acaban llegando a Toledo y allí se asientan definitivamente y la hacen capital de su Reino. Y así es como Toledo se asocia a los tesoros del Templo de Jerusalén, la Menorah, el Arca de la Alianza y la misteriosa Mesa de Salomón. 

Más claves... pues que Toledo se relaciona con  los tesoros de  Salomon en las Mil y una Noches,  y  tanbien sale  citada en el Parsifal, de Wolfram von Eschenbach, quedando tambien su nombre unido a el Grial.

Resumiendo no hay un tesoro  mitico y sagrado de Occidente que de una forma u otra no esté asociado a Toledo. Y en Toledo se pierde su pista... 

Como muy bien explicaba Juan G. Atienza, si Santiago de Compostela es la ciudad sagrada con los secretos que llegaron de ultramar, la guardiana del Finisterre. Córdoba es la señora del sufismo heterodoxo, el lugar donde nace esta corriente. Gerona es la sede y centro de la Cábala que nació en Occitania. Salamanca es el centro del esoterismo renacentista, y Granada donde convergen los conocimientos musulmanes y judíos con la cultura del Argar y los gitanos. Tenemos que Toledo es un "todo", un espejo, pues no hay simbolo o leyenda esoterica de Occidente que no tenga reflejo en alguna historia o leyenda toledana. 

Toledo, guarda, custodia, refleja y absorve todo lo sagrado de Occidente, todo lo simbolico, todo el Conocimiento. Quien sabe leer la lengua de los pájaros, encuentra en Toledo las claves del saber que ocultaron en una cueva los discipulos de aquel mago y de Hércules.


De esta forma no ha habido un sabio en España, que al igual que Mario Roso de Luna, no se haya puesta una capucha, encendido un candil y haya deambulado por el Toledo subterráneo, y así llegamos a encontrar incluso a Buñuel, Dalí,Lorca, Luisa González, etc, buscando la Mesa de Salomón en sus tiempos de estudiantes. 



Y el propio Roso de Luna, dirá:
" A Toledo  le trajeron desde las estrellas para dejarlo caer en las orillas del Tajo (...) “…la casa toledana de la eterna magia, en cuyos subterráneos, el sapientísimo hermano del rey don Enrique, astrólogo, alquimista y brujo, continuó la tradición cabalística y donde desde muchos siglos antes de Yahia, el rey moro, traicionado por Alfonso VI se reunían secretamente los discípulos del Arte Real y de la Tradición de Oriente”.

Don Mario seguirá diciendo que  la llave del Gran Secreto de la raza  judía está en Toledo."... nuestras criptas de Magia, donde se iniciaron tantos sabios que ya no existen” “Magia Cabalística, heredera directa de la que Tubaal…..” “ La dinastía de nuestra prosapia ocultista no se ha interrumpido jamás y es más venerable que la misma dinastía de reyes”.

En un artículo de El Pais, dejó caer lo siguiente el gran José María de Areilza:


"Toledo, la ciudad de los cien secretos, se erguía con su silueta monumental a través de los ventanales de nuestra sala de diálogos. Los concurrentes a la tertulia recorrieron los vericuetos más íntimos de la urbe y fueron agasajados por las autoridades toledanas. Todavía les quedó por recibir el postrer recuerdo: una espléndida colección de 212 fotografiasen color, únicas en su belleza esotérica, debidas a Antonio Pareja y Claudio Villasante. Y con ellas un prólogo-ensayo de Luis Racionero, profundo, lúcido, desenfadado, certero, titulado Las claves de Toledo. Unas páginas en las que lo intuitivo revela tesoros ocultos en ese subsuelo invisible horadado por tantos siglos de culturas superpuestas: las claves de Toledo. Acaso pendientes todavía de total esclarecimiento. Se ha dicho siempre que hay innúmeras cuevas enterradas bajo los grandes edificios y los lugares que ocuparon en el pasado sinagogas, mezquitas y templos cristianos. ¿No se hallarán un día sorprendentes hallazgos excavando en la peñascosa meseta?"

Y con estas palabras, comenzamos una serie de articulos sobre ese Toledo y algunas pistas a tener en cuenta que hay en sus calles.

( Y pido paciencia por las faltas ortográficas, pero llevo dos meses escribiendo este blog desde el móvil, y es verdaderamente dificil, escribir un texto coherentemente y corregirlo)