martes, 24 de marzo de 2015

Las tierras de Siria: "Ahlan wa Sahlan"...Ma assalamah.

Estamos en Siria... al menos, la Siria que yo conocí a través de libros y en mis clases de Arte Antiguo, Musulmán, Bizantino y Paleocristiano, mis asignaturas favoritas de carrera.

 La Siria de antes de una guerra devastadora, esa donde han muerto civiles, miles de inocentes y que ha provocado el mayor movimiento de refugiados de las últimas décadas pero ante los cuales, casi nadie hizo nada, a nivel de Gobiernos y Estados, para dar asilo político, alimentos, una simple ayuda y que fueron acogidos en Turquía, Libano, y Jordania sin apenas medios.

Siria, es uno de esos lugares donde la Historia, se puede escuchar por cada rincón y  piedra, una Historia que se remonta al cuarto milenio antes de Cristo. Un testigo del inicio de la Civilización y la Cultura.

Mari, Ebla, Ugarit, Amrit, Apamea, Doura-Europos, Palmyra, Bosra, Damasco, Aleppo, Hama, Latakia...

El inicio de la agricultura comenzó en Siria, hace miles de años. Fue aquí donde el hombre descubrió la importancia del agua y la canalización de esta para regar los campos. Fue justo en ese momento que la humanidad se hizo sedentaria y la civilización comenzó. Los hombres abandonaron las cavernas y comenzaron a construir casas, y surgieron las ciudades. Comenzó el viaje del autodescubrimiento de los dones del ser humano, de ahí que retornar a aquellas tierras, con la excusa de peregrinaciones y cruzadas, fuera reencontrarnos con nuestras raíces, con nuestro origen.

Una Princesa de Ugarit- Restauración del color original
Fue en la antigua Siria, donde los hombres descubrieron los secretos de la metalurgia, para su uso en la agricultura, ganadería, el hogar, la guerra e incluso el arte. La vida prosperaba y surgieron palacios, templos, rutas comerciales. Mari y más tarde el Reino de Ugarit, que ofrece ( hasta recientes descubrimientos en  Huelva, España) el alfabeto más antiguo de la Historia.


En Ebla, ya no se si hablar en pasado o presente, en el palacio real, se descubrió uno de los depósitos de documentos escritos más antiguos y grandes que nos han llegado de ese inicio de la civilización. Un compendio de conocimientos sobre industria, agricultura, arte, comercio, y relaciones con otros países. La ciudad era famosa, por su seda que combinaba el hilo de oro, en hermosos brocados. La artesanía en madera donde se combinaba márfil y nácar,  también hizo famosa esta población, algo que seguirá realizando a través del tiempo y acabaremos viendolo como artesania local en Toledo, Granada, o Córdoba. Me refiero al arte de la "taracea", el arte de "embuchar" la madera con incrustaciones de esos materiales que he mencionado. Y que gracias al Califato Omeya de Damasco, llegó a al-Andalus, junto a esa metalurgia o "acero de Damasco", o esas técnicas de regadío y canalización que convirtieron a al-Andalus, en el territorio más próspero de la Europa Medieval.

Desde Ebla, hace milenios prospera esa marquetería siria y el arte de  los brocados. El soplado del vidrio, etc.. Eso es tradición artesana y lo demás es puro cuento.

La importancia estratégica de Siria, es debida a su posición en el mapa. Tiene una posición única, como lugar de encuentro de tres continentes (Asia, África y Europa), además es un cruce de caminos entre el Mar Caspio, Óceano Indico, el Mar Negro, y el Río Nilo. La Ruta de la Seda, atravesaba Siria, desde China a Doura Europos, fundada por Roma, y Palmira, y desde estas ciudades era enviada a todos los puertos del Mediterráneo. Muchos de los emperadores romanos, nacieron en Siria y en su línea de costa, se dió el lenguaje fenicio, y   nacieron las religiones monoteistas. Su importancia para el cristianismo y el arte paleocristiano, es fundamental. Una de las primeras comunidades cristianas de mayor influencia fue la Iglesia de Antioquía. Es por eso que las iglesias más antiguas del mundo, están en territorio sirio, así como las primeras representaciones iconograficas de Cristo, en Doura-Europos o los famosos iconos cristianos  bizantinos de sus Monasterios. Fue precisamente en el territorio sirio, donde gracias al Mandilion ( Sábana Sánta) tenemos la representación del cristo "siriaco" o  barbudo, frente al apolineo de las catacumbas romanas.
Moises, pinturas murales de la Sinagoga de Doura-Europos.


Es en Siria, donde encontramos las pinturas hebreas de caracter antropomorfo, así como las más antiguas del cristianismo. Me refiero a la ciudad romana de Doura-Europos.

Es allí donde encontramos la representación más antigua del Buen Pastor, en el arcosolio del Baptisterio. ¿ Y qué decir de los iconos?


En aquel territorio es posible seguir los pasos de los primeros cristianos. En Damasco se pueden encontrar huellas de San Pablo: la antigua Vía Recta, capilla de San Ananías, capilla de San Pablo o Bab Kisan(lugar por donde escapó el santo), la tumba de San Juan Bautista (dentro de la mezquita de los Omeyas) y la iglesia Mariyamieh (de María). En Ma’aloula, y en dos pueblos vecinos, todavía se habla el arameo (lengua utilizada por Cristo) y también se pueden seguir los pasos de Santa Tecla. En Seidnaya se levanta uno de los monasterios más venerados de toda la región (año 547), donde existen iconos pintados por San Lucas.


En Damasco, uno de los tres alminares de la inmensa mezquita de los Omeyas es conocido como el alminar de Jesús. Según una tradición guardada por los musulmanes damascenos, precisamente en aquella torre aparecerá Jesús el día de su regreso para derrotar al Anticristo, para anunciar el final de los tiempos y separar a los buenos de los malvados.

La Gran Mezquita de Damasco


El Buen Pastor, Doura-Europos. 

Todo hombre  "moderno" y culto, está en deuda culturalmente, religiosamente, politicamente y artisticamente, con este territorio que puede decirse que es su nación además de la propia. 

Pero Siria, no es sólo esculturas desgastadas por el transcurso de milenios, tambien encontramos a pintores como Fateh Mudarress, Nazir Naba' ah, o Mamdouth Kashlan, Elias Zayah, Nazem Ja`afari. Dignos descendientes de aquellos artistas que esculpieron "damas" en Mari, en el 2600 a. C, de inusitable "modernidad", la cual ha marcado a escultores como Turki Mahmud Beyk.

Claro que me acongoja ver tanta Historia del Arte, que es lo mismo que decir, la mejor representación de lo mejor del ser humano, pisoteada y machacada. Alguien que soñaba desde su adolescencia con viajar desde Egipto a Tierra Santa, pasando por Iran e Irak y que por guerras, conflictos, ya no puede tener esa meta como destino. 


Krak de los Caballeros


Yo quería ser arqueologa y pasear por los Jardines de Babilonia, buscar estrellas, en viejas tablillas, subir a los zigurath, quería ver la única representación del godo rey Rodrigo, en mitad de una fortaleza siria, recorrer las fortalezas templarias y del Hospital en Tierra Santa. Ver como aquel sistema de defensa , de triple muralla lo encontramos en Castilla o en Monzón.


Catedral de Notre Dame de Tortosa, Syria ( origen templario y muy seguramente del Reino de Aragón)
Pero más me acongojó ver, que ante un llamamiento para ayudar y sensibilizar sobre la situación de refugiados,  que se amontonan en barracones de la ONU, dejados a su suerte en pleno invierno, sólo estuvimos presentes los socios de una pequeña Asociación, apenas 9 personas y otra persona más. Eso no ocupó portadas en telediarios, pero si las estatuas que se rompen en Museos. Y eso me duele más, porque aquella civilización existió y al menos hay libros y fotos, que lo atestiguan, pero esta civilización nuestra, tan culta, tan solidaria, tan moderna y tecnificada, apenas ha avanzado si es que no ha retrocedido y bastante en eso que se llama amor y respeto.