jueves, 21 de agosto de 2014

LOS JUDÍOS EN LA EDAD MEDIA ESPAÑOLA

Dicen que uno de los problemas más importantes y controvertidos que nos quedan por resolver sobre la historia de los judíos españoles, es precisar en que momento comienza esa presencia en España.

La controversia comienza, en gran parte debido a que las elites judias españolas, querían desvincularse de su participación como responsables de la muerte de Jesús o al menos eso piensan la mayoría de los historiadores. Como quiera que sea los propios judíos españoles, y ya sabemos como son los judíos en eso de conservar tradiciones orales, nos hablan de que su presencia fue anterior a la destrucción del Segundo Templo que aconteció en el año 70 d.C. Concretamente los judíos españoles desde hace muchos siglos afirmaron que habrían llegado tras la destrucción del Primer Templo por parte de Nabucodonosor, allá por el año 587 a.C, y algunos sefarditas incluso aseguraban que la presencia judía en Sefarad se remontaba a los tiempos de Salomón, cuando este comerciaba con la ciudad de Tharsis, y que  habrían arribado con marineros fenicios en nuestras costas.
Los judios españoles eran más o menos respetados porque ellos no habían participado en la Crucifixión de Jesús, pero poco a poco ese estigma se fue imponiendo, acabando en un odio generalizado al judío y al converso, en los años que precedieron a la expulsión de 1492.

Las primeras noticias sobre la llegada de los judíos a Espeña, las encontramos en la Refundición  de la crónica de 1344, que comprendía la Crónica General de Alfonso X y la continuación escrita en 1344. Esta obra de de un converso toledano, según la opinión de Menendez Pidal, y su creación coincidió con una oleada de graves levantamientos contra los judios en Toledo.

Esta obra influyó en historiadores muy posteriores como el padre Juan de Mariana, Yishaq Abrabanel, o Salomón ibn Verga, testigos de la expulsión judía. 

Por su parte los historiadores actuales nos hablan de que hay pruebas de presencia judia en España, pero posteriores al año 70, aunque en Cádiz precisamente, se encontró un sello del siglo VIII, a. C, con lo que parece una inscripción hebrea.. Testimonio escrito de esa presencia judia en España, bastante temprana, la tenemos en una de las Cartas de pablo, donde tiene la intención de visitar a los judios de Hispania. Las huellas materiales más antiguas son del siglo II, y se han hallado en Ibiza y Tortosa. Y el documento más antiguosobre presencia judia en España, es del siglo IV, en el Concilio de Elvira. Es a partir de este Concilio, cuando se empieza a legislar contra los judíos en Hispania.

Ya en el siglo I, el rabino Jonatan Ben Uriel, quien consolidó el rabinismo, llamó a España, Sefarad. Las ciudades romanas con mayor presencia judia eran, Sevilla, Lucena, Merida y Granada.

En la época en que se realiza el Concilio de Elvira, hay gran presencia judia en Llivia, Ampurias, Mataró, Tarragona, Ibiza, Mallorca, Játiva, Elche, Cartagena, Adra, Granada, Lebrija, ALcalá del Río, Peñaflor, Segobriga, Ávila y Astorga.

Así que algunos historiadores como I. Suárez, nos dice " que la más antiguas menciones de judíos en la Península nos conducen a la época del Imperio Romano. Todo lo demás es mitología ridicula."

Fue a partir de la llegada de los visigodos, cuando a las ciudades antes mencionadas se sumará Toledo ( siglo VI). Las leyes judias, se empezaron a aplicar sobre todo a partir del reinado de Sisebuto. Ya que a partir de este rey se empieza a considerar que para conseguir una unidad nacional, es necesario una única religión. 

En este blog, vamos a ir dedicando páginas a los judios y las juderías españolas medievales, su legado cultural e influencia.