jueves, 9 de enero de 2014

MITOLOGÍA TEMPLARIA: LA ESPINA

Creo que después de haber leído mucho sobre el Temple y visitar algunos lugares vinculados a la Orden, no me queda más remedio que dejar en duda más que razonable la pósible existencia de una Regla "secreta". Es decir que dentro de la Orden, había un círculo secreto y que sería este el que estuvo vinculado a determinadas ceremonias y conocimientos que debían realizarse en lugares "convenientes" y muy protegidos.

Estos lugares tal y como explicara Louis Charpentier, estarían asociados a lugares que en la toponimia de los mapas, aparecen vinculados a la "espina" dentro de las Encomiendas templarias. Esta hipótesis ha sido confirmada por especialistas como Michel Lamy, Juan G. Atienza, Jesús Ávila, etc. tras realizar investigaciones en el terreno para su comprobación.

Por mi parte debo decir, que ciertamente espina-temple, aparecen demasiadas veces unidas para ser mera casualidad.

En Francia encontraremos lugares como Èpine, Èpinay, Pinay, Èpinac... en España, Espinar, Espinarejo, Espino, Cambrón, Zarzalejo.

Charpentier comentaba en su obra el Misterio de los Templarios.

"En la actualidad, puede ser el nombre de un campo, de una casa, de una aldehuela, incluso una ciudad tal como Èpinay-sur-rge, pero se puede estar bien seguro que las Encomiendas no andan muy lejos. Las que designa el término Èpinay-sur-Orge existían en Ris y en Viry. A veces el nombre se ha extendido, sobre todo cuando se trata de bosques, tal como el bosque de Coubérpine, en Othe, cerca de la bailía de Coulours".

Michel Lamy, tras investigar in situ, las teorías de Charpentier, no pudo  menos que decir "no anda equivocado", la espina anda siempre cerca de las encomiendas. En la región de Cognac, tenemos el pueblo de Èpine, situado a medio camino de dos encomiendas (Cherves y Richemont), también tenemos en Vienne, la capilla de la encomienda de Béruges, estaba sobre un campo llamado la Èpinay, cerca del bosque conocido como la Èpine.

Y por ejemplo en la mismísima ciudad de Toledo, dentro del barrio que popularmente se conoce como "templario"; por estar ubicadas en él, la Iglesia de San Miguel y las Casas del Temple, tenemos la calle del "Espinar del Can".

Pero ¿por qué la espina? La espina es la protectora del lugar sagrado, la barrera infranqueable para los intrusos, es la barrera que el caballero valiente debe traspasar para salvar a la Princesa, a la Bella Durmiente, y aún más, el propio Michel Lamy, nos explica la relación de la Espina, con el Libro de los Jueces, donde podemos leer:

"Y dijeron todos los árboles a la zarza espinosa: Ven tú y reina sobre nosotros. Y dijo la zarza espinosa a los árboles: Si en verdad, queréis ungirme por rey vuestro, venid y poneos a mi sombra y si no, que salga fuego de la zarza espinosa y devore a los cedros del Líbano".

María, la Reina del Cielo, la amada de San Bernardo, es el "Lilium inter spinas", el lis entre las espinas.

Y Dios, el Yo Soy, se manifiesta en la "zarza ardiente"·  Y por si fuera poco, el Arca de la Alianza, estaba realizada según la tradición con madera de espino, una variedad denominada spinacristi que se da en Israel y que no se parece a nuestro tradicional espino.

Así que la espina dentro de la encomienda, nos marcaría el lugar a traspasar, y la espina en ese sentido marcaría el lugar de partida de pasadizos secretos que permitían el acceso a las encomiendas a través de caminos subterráeos.

Los investigadores e historiadores franceses, en su investigación sobre el terreno nos hablan de esas espinas y túneles, y además de que cerca de esas espinas en las encomiendas encontramos estanques, que servirían como piscifactorías para los tiempos de ayuno pero que además como siempre en el temple tendrían un doble uso que sería el de inundar la zona y convertirla en un pantano en caso de necesidad. Y así en la Encomienda de Brenne, cerca de Loches, encontramos una veintena de estanques cerca de lugares que se llaman Le Temple y Lèpiniere.

Por mi parte debo decir que en mi investigación sobre los Montes de Toledo o en la provincia de Salamanca pues se da esa circunstancia de lugares relacionados con las espinas, y tradición de existencia de túneles.

San Pedro ese santo prosaico y olvidado por muchos investigadores, como uno de los favoritos del Temple, cuando en realidad es el que posee las llaves de los dos reinos y la red de "pescadores", siempre está presente en las Encomiendas en las cercanías de esas "espinas" y los túneles y ahí tenemos San Pedro de Mata.

Y bueno sobre que aspecto tienen esos túneles, os dejo con las imagenes del túnel de los templarios en Acre, en este enlace: