lunes, 22 de septiembre de 2014

Hermes Trimegisto II (El kybalion)

Maat, el alimento espiritual



Según las antiguas crónicas los Libros de Hermes, fragmentariamente salvados, del incendio de Alejandría, constituyeron después el alimento espiritual de filósofos, profetas, pedagogos, científicos, investigadores, poetas y místicos de todos los países en todas las lenguas cultas conocidas. Jámblico, el gran maestro sirio radicado en Egipto, decía que el pensamiento hermético impregnó en aquella época a la filosofía platónica.El deseo de investigación y estudio animaba a todos sin discriminación de escuela, tendencia, religión, psicología, formación o raza. Debido a ese elemento ecléctico imperante en la mejor época alejandrina, podemos todavía hoy aprovechar la ofrenda milenaria de aquellas enseñanzas puras.

Con respecto a los Libros herméticos, cita Duncan Grenlees un pasaje de Efraín Syrius, en el que se dice que en el año 365 d,c. existían varios libros de Hermes en Siria, sin duda traducidos del griego o del latín y que influyeron en los cristianos de Siria. Más tarde los primeros musulmanes protegieron la secta de los herméticos. Lo cierto es que hasta el siglo VIII, podían encontrarse en Siria varios fragmentos.

El escritor hermético Scott, afirma que en el siglo XI una copia de tales libros pasó a Constantinopla, entonces la capital del cristianismo. Esta copia, al parecer, llegó mas tarde a Florencia, centro del renacimiento de todas las culturas clásicas, especialmente impulsado por la hegemonía de los Medici y de su Escuela Neoplatónica, la que atrajo a los mejores talentos asiáticos cuando los turcos invadieron Constantinopla.

Dicen que los textos herméticos, y muy particularmente el Kybalion que hoy nos ocupa, son la llave maestra para abrir las puertas del Templo del Misterio.


Las enseñanzas herméticas, fueron custodiadas durante siglos por los sacerdotes de los templos egipcios. Lugar donde murió Hermes, "el elegido de los dioses".

Dice la leyenda que Hermes fue coétaneo de Abraham y que le enseñó a este su sabiduría. Y para todos los ocultistas y buscadores ha sido el Gran Sol del Ocultismo. Toda doctrina desde hace milenios hunde sus raíces en el hermetismo. De ahí su importancia para el mundo medieval y renacentista.

Tanto las doctrinas esotericas de Egipto, Israel como las de la India, pues según la tradición desde el Ganges también llegaron discípulos para caer a los pies del Maestro fueron influidas por la mente gnostica de Hermes. Un estudiante de religiones comparadas puede ver su influencia a través del tiempo y del espacio y reconocer los ecos del hermetismo. Se puede decir que Hermes plantó una semilla-verdad que luego germinó en las más distintas escuelas de filosofía que influenciaron en el pensamiento humano.

Su forma de pensamiento se transmitió intacta de maestro a discípulo, conservando la llama del conocimiento pese a que hubo épocas de persecución contra los estudiantes de sus enseñanzas. Algunas de sus enseñanzas siguen siendo secretas pues sus practicantes saben que la humanidad aún no ha evolucionado lo bastante.

Desde Egipto llegaron las enseñanzas fundamentales y secretas según cuenta la Tradición. La Sabiduría Secreta y el misticismo nacieron en la patria de las pirámides y de la esfinge. Hasta Egipto durante milenios llegaron hindues, persas, caldeos, chinos, japoneses, asirios, griegos, romanos, medios. Tal era la fama de Egipto y los adeptos de Isis, los maestros de Alquimia, que todos fueron con la intención de ser discípulos y regresar a sus hogares para enseñar a otros. Así que de esta forma Egipto, se transformó en el punto de encuentro y capital de la Gran Logia de fraternidades misticas. Ningún estudiante esoterico puede negar la deuda contraida con los maestros de Egipto. De estos Maestros, el más importante era Hermes, se dice que fue el fundador de la Astrología y descubridor de la Alquimia. En tradiciones judías se habla de que Abraham, obtuvo de Hermes sus conocimientos.

En el transcurrir de los siglos, los egipcios deificaron al sabio, y lo transformaron en el dios Thot, y los griegos lo llamaron, "Hermes, el dios de la sabiduría", y de esta forma se reverenció su memoria.

Las teorías hermetícas ( secretas, reservadas...) se basaban en "dar leche a los niños y carne a los hombres" y otras máximas, que luego encontraremos en la Biblia.

Los hermetistas por ellos diseminaron la verdad, siguiendo los consejos de Hermes, para que la Doctrina Secreta no cristalizara en un credo concretos y fuera libre. Según los maestros o alumnos de estos fundaban religiones, el conocimiento secreto se desvirtuaba, según teología se mezclaba con filosofía, la superstición se hacía dueña de los credos y dioses.

Esto incluso pasó con el primer gnosticismo hermético cristiano que con Constantino se desvirtuo, vaciandose de su verdadero significado esoterico quedandose en un compendio de enseñanzas morales.  

La Alquimia hermética, se basa en el dominio de las fuerzas mentales para lo que se vale de la química física, el verdadero alquimista obra en su interior y no en el exterior.


El Kybalion comienza: "Dondequiera que estén las huellas del Maestro, allí los oídos del que está pronto para recibir sus enseñanzas se abren de par en par. Cuando el oído es capaz de oir, entonces vienen los labios que han de llenarlos de sabiduría".

Es decir durante cientos de años, se piensa que aquel interesado de corazón y que esté preparado para recibir las enseñanzas herméticas, encontrará al Maestro y las lecturas adecuadas. Porque el Universo tiene una ley que es la "ley de atracción".

"Los principios de la verdad son siete, el que comprende esto perfectamente, posee la clave mágica ante la cual todas las puertas del Templose abrirán de par en par".

Los Principios son los siguientes ( y recuerdo que esto lleva escrito milenios):

1.- El principio de Mentalismo
2.- El principio de Correspondencia
3.- El principio de Vibración
4.- El principio de Polaridad
5.- El principio de Ritmo
5.- El principio de Causa y Efecto
7.- El principio de Generación

El más importante de todos, es el princio del Mentalismo porque:
"EL TODO es Mente y el universo es mental".

En este principio se encierra la verdad de que todo lo que vemos, la substancia de todo lo que existe de las manifestaciones y apariencias de lo que llamamos "universo material", la vida, la materia, la energía, la palabra, tiene un origen en una mente infinita, universal y viviente. Todo, incluido nosotros está contenido en la mente del Todo.

Si el Universo es mental explica porque es importante mantener la claridad mental y un equilibrio. La clave maestra está en en poder del estudiante hermético, para abrir las puertas del Templo del conocimiento mental y psiquico, conociendo la verdadera identidad de la energía y de la fuerza , de la metria que rige el Universo. Un Maestro hermético escribió: "El que comprenda la verdad de que el universo es mental está ya muy avanzado en el sendero del adepto".

El poder mental funciona porque el universo es mental. Todas las cosas se ven desde la posición relativa de mi mente y de lo que yo pienso ver. Yo puedo ver un árbol, mientras la ardilla ve una casa y un almacén de comida.

A este principio le sigue el de la Correspondencia, "Como es arriba es abajo , como es abajo es arriba". Hay siempre una relación entre las leyes y los fenómenos de los seres y la vida. Quien domina este principio puede comprender los secretos de la Naturaleza, sus paradojas y problemas. Aunque hay planos que no conocemos si aplicamos la correspondencia, podremos llegar a conocer lo que se esconde tras el velo. Se dice que el conocer los principios de la geometría habilita al hombre para medir el diámetro, órbita y movimientos celestes, mientras está sentado en su observatorio, la correspondencia permite razonar de lo conocido a lo desconocido. Cuentan los hermetistas que para dominar el método de crear formas, "como es arriba es abajo". Para hacer una forma sobre el plano mental concreto, el pensamiento se debe mover en círculo, retornando al lugar donde se originó. COmenzando con un concepto razonando desde lo general a lo concreto, sobre el arco de salida hacia afuera y lo particular a lo general sobre el arco de retorno, examinando asi ambos lados de la cuestión. El asunto se debe circunscribir a la conciencia, luego surgirá en relación a los deseos que se relacionan a ello y en el tercer aspecto concierne al uso de las fuerzas primitivas que general el poder o fuerza.

El tercer principio es el de vibración... "nada está inmovil, todo se mueve, todo vibra".

Este principio explica que las diferentecias entre la materia, el pensamiento, la fuerza y el espíritu está en el estado vibratorio, pues todas ellas son el resultado de movimientos vibratorios. Todo desde la materia más densa al alma, vibran. El alma vibra con muchísima intensida pareciendo inmovil mientras que la materia densa lo hace despacio. Los astros, el universo, el atomo, los electrones, todo vibra. "El que comprenda el principio vibratorio ha alcanzado el cetro del poder".

Una de las peculiaridades de los cuerpos y energías vibratorias es que tienden a sintonizar con sus propias vibraciones a todos los objetos de un ritmo más lento que el suyo.

"En la estabilidad de la Tierra, eres estable, en la movilidad del agua eres móvil, en la celeridad del viento eres veloz y ambicioso, en la brillantez de la llama eres entusiasta. Siendo señor de estas cosas dentro de ti mismo eres el señor de los Elementos en el Microcosmos y puedes alegar familiaridad con los Señores de los Elementos del Macrocosmos y los Mensajeros de los Elementos son tus sirvientes".
"Ajustando la vibración recreamos nuestro mundo".

El principio de Polaridad, dice " Todo es doble, todo tiene dos polos; todo su par de opuestos: los semejantes y los antagonicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan, todas las verdades son semiverdades; todas las paradojas pueden reconciliarse·.

Todo es dual, todo tiene dos polos, todo su par de opuestos, esto son axiomas herméticos. "La tesis y la antitesis son idénticas en naturaleza, difiriendo sólo en grado". "los opuestos son idénticos difiriendo sólo en grado" "los pares de opuestos pueden conciliarse, los extremos se tocan", "todo es y no es al mismo tiempo"
Se puede transmutar el mal en el bien aplicando inteligentemente el principio de polaridad, el "arte de polarizar", es  una fase de la alquimia mental que permite que cambiemos nuestra polaridad o la de los demás. "cambia el grado y habrás cambiado la emoción".

Blanco, y negro, luz y oscuridad, amor y odio, positivo y negativo...

El principio del "Ritmo",  "Todo fluye y refluye, todo tiene sus periodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende, todo se mueve como un pendulo, la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda, el ritmo es la compensación".

"Todas las cosas tienen sus mareas, una marea alta y una marea baja, todo tiene un ciclo. Descubriendo nuestras mareas sabemos cuando debemos actuar".

Esta ley rige planetas, estrellas, oceanos, animales, y personas, la vemos en la decadencia de las naciones en la vida. Nada escapa al ritmo, aunque se dice que los maestros hermeticos encontraron el principio de neutralización, donde el Maestro se polariza en el punto donde desea quedarse y neutraliza la acción ritmica pendular que tendería arrastrarlo al otro polo. Todo el que ha conseguido cierto dominio de si mismo, ejerce este principio de alguna forma

El principio de "Causa y Efecto", "toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la Ley, la suerte no es más que el nombre se le da a una ley no conocida; hay muchos planos de casualidad, pero nada escapa a la Ley".

Los Maestros obedecen las causas superiores pero ayudan en su plano. "Accion y reacción son iguales y opuestos".

El principio de "Generación",  "La generación existe por doquier, todo tiene sus principios masculino y femenino, la generación se manifiesta en todos los planos".
Todo ser contiene en si mismo los dos elementos de este principio.

A estos siete principios se le añaden consejos... como "La mente, así como todos los metales y demás elementos, pueden ser transmutados , de estado en estado, de grado en grado, de condición en condición, de polo en polo, de vibración en vibración. La verdadera transmutación hermética es una práctica, un arte mental".
Más adelante seguiremos con los principios herméticos...