miércoles, 3 de diciembre de 2014

Adios, mi España querida

En el Puerto de Santa María, los barcos zarpan rumbo al Levante, o al Norte de África. Magreb, Estados Pontificios, Estambul... familias enteras lloran. Son los judíos que abandonan Sefarad, son expulsados por real decreto que ha sido firmado el 31 de marzo del año 1492 en Granada.

Una familia, no ha alcanzado a llegar para subir en eso barcos, lloran de pena y miedo, la tierra bendita se ha convertido en maldita y les odian por donde pasan.

Un niño come una manzana y se le acerca un hombre con un turbante.
- Salam
-Shalom - responde el niño que apenas llega a los 10 años.
-¿Marchais?
-Marchamos.
- ¿De dónde viene tu familia?
- De Toledo...
-Toledo... yo me apellido Tulaytuli, mi familia era toledana, y tu de que familia eres.
- Me llamo Abraham ben Judá, y mi familia va a Marruecos. La mayor parte de mi familia ya está en Fez, la reina Isabel nos odia y ya no nos quiere en su Reino. Antaño Toledo, fue Toledot, la Jerusalén de Occidente, la de las "generaciones" porque todas las tribus de Israel allí se dieron cita. Pronto Tulaytuli, vosotros también marchareis.

**********************************

Dicen que cada hombre es un misterio y sólo él mismo posee la clave....

Muchos judíos y moros, estuvieron en la "Gruta de Toledo", esa ciudad secreta bajo la ciudad, allí donde las leyendas  hablan de Tubal, Hércules, Mesas y estancias malditas, casas y cerrojos. Allí se aprendía magia, alquimia y astrología. De toda Europa venían a aprender la Scientia Toletana. Allí me convertí en maestro de las ciencias ocultas, guardian del conocimiento... allí adquirí el don de la clarividencia, y pude ver que yo era mil veces nacido en Tulaytula, con el mismo objetivo terminar mi biblioteca, mis traducciones.

... y en mis recuerdos, recuerdo la rebeldía al poder de Córdoba. Toledo la insumisa, la que tuvo al poeta Gälib ben Abd Allah, como cabeza de la sublevación. Sus versos encendidos dichos desde los baluartes encendieron a todos los toledanos... Córdoba, Córdoba... mi recuerdo más doloroso, de una y mil vidas, se llama la "Jornada del Foso".

Pero eso lo contaré otro día, ahora parto de estas tierras hacia Marruecos como predijo aquel niño judío.

*********************************
Continúa: http://laluzdelmedievo-mercedesyzquierdo.blogspot.com.es/2014/12/la-grandeza-del-toledo-musulman.html