domingo, 16 de noviembre de 2014

La historia y la leyenda del Rey Rodrigo



La Reconquista es uno de los episodios de la Historia Universal más fascinantes y ocurrió aquí, en España. En el anterior post vimos como el Dux de la Bética, Rodrigo, usurpa el trono y como todo se va poniendo en contra de los godos. La avaricia de los nobles y sus intereses personales, la pobreza del pueblo atacado por enfermedades, hambrunas y un clima que provoca malas cosechas.

La moneda se va devaluando...y Rodrigo tiene en contra suya a un clan pro-witizianos, que apoyan al hijo bastardo de Witiza como rey legitimo, ya que este antes de morir, hace una Ley sobre la sucesión de la Corona para que esta sea hereditaria.

El Reino Visigodo de Toledo abarca desde los años 507 al 711, dos siglos en que aquel puñado de 200.000 soldados someten y fusionan a la sociedad hispanoromana. Se expanden sobre todo en el triángulo Palencia-Toledo-Sigüenza , seguido de la Rioja y la Bureba.  Este triángulo es lo que se denominará Campos Goticos. Y es donde su influencia es máxima, en cuanto a la cultura goda, ya  que el resto de la Península seguirá teniendo un caracter más hispanorromano. Aunque esto no quita que  tengamos restos visigodos de interés en Galicia, Portugal, Andalucía, Extremadura, Cantabria y siguen apareciendo necropolis...

 Este momento histórico es un paisaje conflictivo, porque los godos están al principio en guerra contra los suevos y francos, luchando diplomaticamente con los bizantinos, con la nobleza hispanorromana, los terratenientes.... y entre ellos la lucha es feroz por el poder y cada poco tiempo cae un rey asesinado.Van consiguiendo la unión de un territorio y su sociedad a través de leyes y matrimonios mixtos, y cuando tienen esbozada esa nación. El clima se pone en su contra... hambrunas, que logran desestabilizar la sociedad. Pero sobre todo son los propios godos quienes se ponen en contra de ellos mismos. La nobleza, dueña de las tierras más fertiles, se opone al poder de Rodrigo, ya que desde Wamba, están divididos en  dos facciones. Y realmente Witiza, al asociar a la corona a su hijo Agila, se está pasando por el arco del triunfo la base de sus instituciones: la monarquía electiva. Así que la facción opuesta a Witiza, corona al noble Rodrigo y el reino entra casi en una guerra civil por ello.

Agila, y sus partidarios, controlan el norte y el este, y Rodrigo y su facción,  el sur y el oeste. Y es entonces cuando la facción de Agila, tiene la brillante idea de pedir apoyo a los musulmanes que están al sur de Gibraltar. El encargado de hacer la petición es el Obispo Oppas, titular de Toledo. A este Oppas, le volveremos a ver en el episodio de Covadonga.

Conde don Julián
Además entra en la función, el conde Don Julián, Gobernador de Ceuta. Porque que quede ya claro que Ceuta, ya era goda y española ya en aquellos tiempos.

Y aquí, es donde debemos dejar los libros de historia y escuchar lo que cuentan las leyendas españolas, Crónicas y Cronicones.

Parece ser que don Julian, estaba resentido y más que enfadado con D. Rodrigo, porque este había seducido (o violado según quien cuente la historia) a su hija Florinda, que vivía en la corte toledana.
Esto es legendario, pero lo que si sabemos cierto es que el conde Don Julián, era hombre de máxima confianza de Witiza, es decir de la facción oponente a Rodrigo. Además el conde se llevaba muy bien con sus vecinos musulmanes, especialmente con los generales de la zona de Tanger, Muza y Tarik.  Don Julián costea el desembarco de tropas musulmanas en la Península, y en un primer intento son derrotadas por Rodrigo, en Algeciras.

Laguna de la Janda, donde se dice que fue la batalla de Guadalete.
Pero no sabemos bien como, el 30 de abril del año 711, Tarik acompañado de 7.000  hombres, entra en España, desembarcando en lo que hoy llamamos Gibraltar ( Yabal Tarik, "montaña de Tarik") y se presenta a orillas del río Guadalete en lo que hoy llamamos el Puerto de Santa María. Rodrigo, sale lanzado desde Pamplona hacia el sur, y los godos hacen frente común contra el invasor, y así llega al campo de batalla con 40.000 hombres, frente a los 12.000 musulmanes que eran una avanzadilla del apoyo que el Califa de Damasco, envía a Muza.
Ermita de la Virgen de España, en Huelva


 Lo que no se espera nadie es que en ese momento los pro-witizianos, rompan filas y se lanzan junto a los musulmanes  contra Rodrigo quedando con los flancos descubiertos y en número inferior. Aquello es un desastre y aunque la batalla es una de las más duras que ha habido en nuestro páis, las huestes de Rodrigo, saben que luchan para morir. La caballería berebere, hace estragos, contra los soldados a pie de Rodrigo. El sequito de caballeros de confianza, los espatarios, la guardia de corps, sucumben casi por completo. Y aquí vuelve a darse un misterio porque hay tres versiones, una nos dice que el cádaver de Rodrigo se encontró días después, aguas abajo en Andalucía,  otra versión nos dice que un contingente escapa y vuelve a plantar cara por la zona de la Sierra de Francia de Salamanca, y ciertamente existe una tumba en Viseu (Portugal), en la frontera con Salamanca que reza "Aquí descansa don Rodrigo, rey godo". La tercera versión , cuenta que malherido y perseguido por Muza, muere en tierras onubenses siendo enterrado en lo que hoy es la Ermita de la Virgen de España, en Sotiel.
Iglesia de de Sao Miguel do Fetal, Viseu (Portugal)
Apenas unos meses después, llegan otros 18.000 hombres para apoyar a Muza, que se dirige a Toledo, aunque Toledo no caerá hasta el año 714, acto seguido, casi toda la Península.

Por su parte Agila, fue reconocido como rey por los witizanos, pero encontraron un obstáculo y es que este, sería rey si los moros lo aprobaban. Y los moros decidieron, no ponerle las cosas fáciles. Agila va hasta Toledo a pedirle su venia a Tarik, el cual se lava las manos y le remite a su jefe político Muza, el cual también se lava las mano y le envía a Damasco a que hable con el Califa. Y hasta allí va Agila, Parece ser que el Califa le trata bien, aunque apenas se sabe más, unas crónicas dicen que tal vez regresó rico a España y fue un rey títere en el norte peninsular. Otros dicen que jamás volvió y que los pocos fieles a Rodrigo, se dirigierion al norte a refugiarse. Entre los supervivientes estaba un espatario, de nombre Pelagio. 

Un espatario, era el porta espada, y un hombre de máxima confianza, algo así como el alférez real, y todo apunta a que ese Pelagio es el Pelayo de Covadonga.

Los moros desde la batalla de Guadalete, aprovechan que los godos están despistados con la coronación de su nuevo rey, y aprovechan para dividirse en tres ejércitos . El primero toma Granada, y Malaga, el segundo irá a Écija, Sevilla y el tercero se encamina a Toledo y Alcalá de Henares para impedir la huida de los godos con el Tesoro Real.

Y claro, surgen preguntas... ¿sólo las huestes de Rodrigo, se opusieron a la invasión?. Pues si, asi fue, ya que los witizianos los creían amigos, y si a esto sumamos el apoyo de los judíos, hasta la coronilla de las leyes opresoras godas, pues está claro que a los moros se les habían abierto las puertas para hacerse con el Reino. Y tristemente así lo hicieron con apenas 60.000 hombres, que es la cantidad de soldados que vinieron desde Damasco y Norte de África en todo el siglo VIII.

Tanto Tarik, como Muza, murieron olvidados en Damasco, parece ser que el Califa pensaba que no le habían entregado el tesoro que el esperaba.