martes, 9 de septiembre de 2014

La ciencia secreta

Algunos bloggeros que me siguen me han hecho preguntas por privado. Y aunque se sale un poco del tema central de este blog, creo que sería interesante responderles a lo largo de uno o varios post incluso. La pregunta del millón, es la siguiente: ¿verdaderamente hubo una ciencia secreta?

Yo así lo creo, aunque ha llegado muy desvirtuada hasta nosotros, creo que desde la caída del Temple, fue degenerando, en una especie de guerra de poderes, hasta llegar a esta "época oscura" de neo hipppies, new age y esotericos de salón. Lo cual no quita que siga habiendo verdaderos sabios, pero ahí fuera lo que vamos a encontrar son muchos mercachifles y arribistas. Simplemente es un reflejo de nuestra sociedad y de nuestro interior, tenemos lo que buscamos y merecemos. Ahora nadie quiere sacrificarse y se quiere todo instantaneo y a otra cosa mariposa. Así que no nos podemos quejar.

Dicen que los Misterios, lo esoterico, las religiones nacieron cuando el hombre miró al cielo y contempló las estrellas. Estas le incitaron a preguntarse preguntas, que todavía hoy son vigentes. ¿Quien soy, de dónde vengo y hacia donde voy? Quizás no se las planteara con estas palabras, pero una desazón comenzó en su interior. ¿Estamos solos? ¿Quien ordena este "orden"? ¿Porqué siento casi vertigo cuando miro a lo insondable tanto fuera como dentro de mi?, ¿cuando muero esto que soy yo, termina conmigo? ¿MIs recuerdos, experiencia, sueños... todo se perderá? El hombre empezó a sospechar o a querer creer que no estaba sólo. Las divinidades solares, celestes, terrestres... empezaron a cobrar forma. La Madre Tierra, el relámpago, el sol, la luna.

Sin duda en aquellos primeros tiempos, la más importante era la Madre Tierra... ella era la fertilidad, la naturaleza exuberante, el alimento, el sexo, los ciclos de las mujeres y animales. Era la benefactora, pero tambien podía ser negativa, frio, calor, sequías, inundaciones,así surgirían creencias, ceremonias, rituales, sacrificios.

Pronto lo alto, lo vertical, el menhir, la montaña, se convirtieron en lo masculino, celestial, divino... y la cueva en utero, dolmenes.. De la fusión de ambos principios surgía la Creación, la Vida, el Universo. 

Para los seguidores de la "ciencia secreta", además del pasado remotisimo de la Tierra, hubo un tiempo preterito. Un tiempo de eras, épocas, de luchas entre la luz y las sombras. No cabe duda , según los psicólogos y los antropologos, que dentro de cada homo sapiens, se esconde un homo simbolicus y un homo ignotus. Ahí nace la lucha interna del hombre, esa pugna entre el hombre cientifico, racional y el sentir interior, con las voces de adentro, que hablan de intuición, miedos, presentimientos y creencias.

Hasta el más cientifico, el más analitico, siente cierta curiosidad, como un reclamo ancestral ante lo misterioso y lo desconocido. Vivimos entre la comprensión de un fenómeno electromagnético y el oculto mensaje del rayo.

Es como si en nuestros genes y cromosomas, se nos dijera, que nuestra ciencia está en pañales, y no hemos hecho más que empezar y  que muchas cosas aún se nos escapan. Y ahí fuera, hay algo que nuestra ciencia aún ni siquiera ha atisbado que en un futuro encontrará respuestas, pero mientras... mi fascinación ante las preguntas sin respuestas continua.

Nadie puede responderme porque en el Alto Volta, se encontró un esqueleto humano gigante. Y aún en nuestra época medieval española, en la Peninsula teníamos reyes "gigantes" que presumían de descender de los reyes "gigantes" de la Atlántida. En Irlanda, en lugares cercanos a New Grange,  y a la Calzada de los Gigantes, pertenecientes a la Prehistoria, se pueden ver restos de fortificaciones circulares con muros vitrificados, y eso le ocurre al granito, a un calor de mil grados. Ahora intuimos que el desierto Gobi, quizás como dicen las leyendas es el producto de la guerra de los cielos, desde las naves espaciales que retratan los bimanas. Nadie puede explicar porqué y cómo se crearon simbolos para ser vistos desde el cielo en Perú... cada vez aparecen más objetos en yacimientos arqueológicos que no deberían estar allí. Todavía no se sabe como se iluminaron las pirámides para trabajar en ellas, o como se pudo retratar con tal detalle en sus proporciones, el diametro de la tierra, la molecula del agua, la constelación de Orion. En el Museo del Hermitage, existe un papiro de la XII dinastía que describe, como la "isla de la serpiente" se destruyó por culpa de un meteorito que la habría incendiado y destruido.

En las cimas de los Andes se han hallado restos de peces, que tan solo un cataclismo brutal que lanzó agua salada con peces con tal virulencia como para llegar a esas alturas, podría explicar. MItos y mitos a lo largo de los cinco continentes, hablan de algo parecido. En el Rig Veda, se nos dice "se encendió en el cielo un sol como cien soles", en el Ghilgamesh, leemos " llegó un diluvio que destruyó  toda cosa viviente".                                                                                                                                                                         El premio nobel  de Física,  Frederick Soddy   , dijo que el diluvio para él, fue un hecho real, debido a fuentes de energía que aún no hemos descubierto. 

Y aún así el historiador, se empeña en dividir nuestra historia en "prehistoria", "protohistoria", "antigua", "medieval", "moderna"... cuando sabemos que es una falacia. El renacimiento, comienza mucho antes en monasterios... allí se empieza a germinar un nuevo pensamiento que dará como fruto un "renacer" pleno. Pero el historiador, "ortodoxo", el que sigue las normas, sigue encabezonado, en acortar distancias... y en quitar cierta seriedad a quien (aún viniendo del mundo cientifico) tiene la valentía de gritar que la HIstoria hay que reescribirla, que nuestro pasado es más remoto y ahí estan hallazgos de la doctora Ana María Vázquez, y de muchos cientificos que desde Atapuerca, Gibraltar,  Nerja, Tibet, China, empiezan a fechar muchos hechos como más antiguos. 

Nadie puede darnos una respuesta, pero en nuestra Tierra, hay "una faz quemada que desde el desierto Gobi hasta el Mar Muerto y el Sahara, llega al desierto de California".. algo pasó, algo que aún hoy esas zonas aridas del Sahel, o cercanas a las Vegas, son evitadas por los indigenas.

 Es escalofriante ver coincidencias entre el Popol Vuh, el libro del Consejo, con los cantos sacerdotales de la India, con el Poema de Gilgamesh o los relatos bíblicos. Por citar los casos más conocidos y escritos.

Si uno observa las pinturas rupestres de Altamira, o Lascaux, no puede menos que pensar aunque no diga nada en voz alta, por el miedo al que diran, que ese arte es una expresión muy refinada para un tosco artista paleolitico que trabaja en la semi oscuridad, pues en algunos sitios no hay ángulo, para las linternas de tuetano alumbren de forma directa. La rudimentaria fábrica de hachas, y puntas de flecha, y algunas pinturas, no excluye que pudiera haberse convivido con los supervivientes de una civilización que ya fuera más evolucionada que de los metales.

"Ese sol igual a cien soles" pudo derretir objetos metalicos y el tiempo con sus procesos químicos borrar toda huella. Imaginense a Picasso de vacaciones por el Amazonas, y que en un momento dado en una cueva pinta al lado de pinturas indigenas, hay una hecatombe nuclear y en el año 11.000 se hayan esas pinturas, ¿que pensaría ese cientifico?

Pues bien a lo largo de los siglos, hubo una tradición "misterica" de que ese pasado remoto, existió y que el hombre debía recuperar su posición y su sabiduría, de la que sólo quedaban atisbos conservados por sacerdotes y chamanes. La Edad de Oro de Platón, "la palabra perdida" de los masones... son vagos recuerdos. 
Todos esos sabios, nos hablan del lenguaje angelical, de una lengua universal antediluviana, una lengua matematica y simbolica.

En el Antiguo Egipto, el gran Hermes, dejó escrito en su Tabla Esmeralda que el Universo era vibración y han tenido que pasar milenios para que nuestros cientificos digan que el universo está hecho de atomos y que lo que diferencia a una piedra, un árbol, una estrella, o nosotros, es la combinacion de las vibraciones y la intensidad del movimientos de sus electrones.

En la antigua Grecia, Pitagoras, que era un maestro iniciado, hablaba de matematicas como matemagicas, habló de que la musica era eso "Matemagicas", y que todo tenía un sonido. Así nace su concepto de la Música de las Esferas, y porque se consideraba de todas las artes, la más sagrada la música que cambia, los estados animicos del alma.

 Pues bien en la Vanguardia, en abril del 2011, se publicó un articulo maravilloso en el que se nos decía que el universo y cada uno de nosotros tiene un sonido particular.

Eidler, explicaba que "El universo es una caja de música, ya que está construido en proporciones equivalentes a los intervalos de la octava musical"... y de esta forma Trimegisto y Pitagoras... iniciados en la ciencia secreta quedaron confirmados muchos siglos después por nuestra aseptica ciencia. Empezamos a atisbar que lo que dijo Pitagoras... "dame una cuerda y te explicaré el universo" es verdad, y ya empieza a haber terapias musicales que "reorganizan nuestro microcosmos con las vibraciones del macrocosmos".

En el Principio fue el Verbo...

¿Como llegó ese conocimiento complejo, a esas sociedades "arcaicas?

Si en nuestra civilización todos fueramos ciegos de nacimiento desde hace generaciones y de repente alguien recobrara la vista, nos parecería absurdo la capacidad de "ver", cuando nos dijera que son los colores o como es el cielo o el mar. Le callariamos para que no turbara nuestra vida cotidiana con sus chaladuras. Aunque quizás en un circulo restringido seguiría contando su "mundo".

En diferentes culturas encontramos "el velo sagrado", más allá de los ojos profanos. Aquellos que intentaban atisbar más allá de él, sin haber sido iniciados, eran condenados a muerte.

A la iniciación, eran pocos los llamados y aún más raros los elegidos.

A los elegidos se les sometía a duras pruebas para probar su aptitudes, y su moralidad. Se verificaba si sus deseos eran altruistas, si no les impulsaba la codicia, pues los conocimientos que se les darían deberían ser empleados en beneficio de sus semejantes y deberían estar dispuestos a sacrificarlo todo por un ideal. Hubo filtraciones, está claro....

Todas las corrientes iniciaticas, filosoficas, o religiosas, han usado simbolos, metaforas, y música , e incluso drogas, para llegar más allá del velo.

Las enseñanzas que se impartían desde la India, Iran, Egipto, Grecia, Roma, Israel... se dividían en exotericas ( para la mayoría), en su totalidad principios morales y preceptos de vida y las esotericas que a través de mitos, parabolas, simbolos... enseñaban lo que había tras el velo.

Tenemos el cristianismo como ejemplo, en el principio ya no cabe duda de que fue una religión iniciatica, que podemos atisbar en el Evangelio y Apocalipsis de San Juan. Esta tradición esoterica que bebía de diversas fuentes aparte de la propia filosofía y experiencia del Maestro, fue suprimida y casi silenciada por completo pues despertaba disensiones en el seno de la Iglesia. Pero su rastro estaba en las iniciaciones gnosticas. Lo mismo ocurre con el Islam, cuya corriente esoterica más conocida es el sufismo.

Todos los grandes maestros de la humanidad han hablado de los mismos principios, con distintas palabras y vías de alcanzar el Conocimiento. Así se cumplen las palabras del Budismo... multiples son los radios, pero todos llevan al centro de la circunferencia.

Los Misterios, al formar parte de un compendio oral, se nos han perdido... y es increible ver como ha sido la Arqueología y los Historiadores de las Antiguas Religiones quienes hoy por hoy han tapado los vacíos, a través de estudio y deducción, comparando textos para que vislumbremos algo de lo que se escondía tras el velo.

Un iniciado reconoce la necesidad de la fe, pero tambien sabe de la necesidad del conocimiento, de la apertura de mente, su saber proviene de no comulgar con la mayoría sino de buscar y discernir, de estar en perpetua busqueda y de intentar ser cada día un poco mejor como persona. El estado de conciencia de un iniciado y su raciocinio están más allá de cualquier religión aunque se reconozca seguidor de alguna, el sabe que diferentes caminos llevan a Roma. Y ahí incluimos la vía ascetica o seca, la vía humeda femenina o sexual, la vía caritativa de entrega total al prójimo, el sendero de la ciencia siempre que admita la existencia del alma  y un algo más...

Diríamos que en cierta forma un iniciado es un ser espiritual, cuya fe es inquebrantable. Pero es una fe consciente y acrecentada por el conocimiento y el intelecto. Un iniciado razona las verdades, no da nada por hecho, posee el secreto de la alianza entre ciencia y mistica. Sabe que vivimos en el Kali-Yuga y busca que el mundo mejore y retorne la Edad de Oro. Sabe que es un grano de arena, humilde en el universo, pero tambien sabe que de muchos eslabones se forma una cadena indestructible. El iniciado sabe de las leyes o al menos de su existencia, de que nada en este mundo es casual  sino causal, que el Universo es un COsmos, que guarda un orden y que más allá de lo que nuestra mente alcanza, existe una Mente. 


Aquí dejamos este post, y en futuros aportes hablaremos de Pitágoras, Eleusis.. que fueron fundamentales para ese Medievo y su luz.